UNA VERSIÓN DE LA QUICHE: CON PUERRO Y ESPINACAS


Cuando era más pequeña, todos los veranos los pasábamos en el pueblo, desde que acabábamos las clases hasta septiembre. Mis padres iban a trabajar desde allí ya que queda a tan solo 30 minutos de Ourense,mientras mis hermanos y yo quedábamos con nuestra abuela y un entorno privilegiado a nuestra disposición, pudiendo disfrutar del río,el campo o, sin siquiera salir de casa, de una finca de tamaño considerable con una piscina de tamaño aceptable y muchos árboles a los que subirse.¡Un plan más interesante que quedarnos en el pisito de Ourense con 40º C a la sombra!

Uno de estos veranos, recibimos una visita sorpresa de unos familiares franceses que conocí por primera vez ese día. Aparcaron la caravana en la finca y se quedaron varios días con nosotros. Como agradecimiento, la prima (con prima me refiero a un grado de parentesco que no sabría definir y a la que en mi familia es costumbre referirse como “primo/a”) de mi madre, quiso cocinarnos algo. Esa fue la noche en la que escuché hablar por primera vez de la quiche lorraine, de la cual me hice adepta y “vegetarianicé” en seguida.
Así que el sábado pasado, cuando no encontré los ingredientes necesarios para hacer el hummus y los grisines que había pensado llevar a la cena que tenía esa noche, mi madre me sugirió que hiciera la famosa tarta francesa y me puse manos a la obra.
Nunca hay demasiada quiche :p

Nunca hay demasiada quiche :p

La quiche original, surgida, como su nombre indica, en la región de Lorraine, al noroeste de Francia, consistía en un relleno a base de huevos y nata (crema de leche), al que más tarde se le añadieron tacos de jamón o panceta, sobre una base de masa quebrada (pâte briseé). Con el tiempo y su expansión a diferentes regiones francesas primero y a otros países después, la receta se fue enriqueciendo con añadidos como queso, puerros, cebolla, etc.

Como se puede ver en la foto, la quiche que yo hice dista mucho de la original. La verdad que no tengo una receta fija para la quiche, ya que improviso con los ingredientes que tenga. Aunque una de las que más hago es esta, a base de puerros y espinacas. También acostumbro a substituir parte de la nata por queso en el relleno. Os voy a dar la receta tal y como la hice el sábado, aunque se me va a complicar con las cantidades porque hice un montón y porque tengo la costumbre de hacerlo todo “a ojo”. Lo bueno es que tomado como base esta receta podéis hacer todas las variaciones que se os ocurran, empezando por variar las proporciones. Bien, sin más vueltas, aquí va la receta para una quiche de, aproximadamente, 28 cm de diámetro.

Y nunca hay demasiado queso.

Y nunca hay demasiado queso.

 

INGREDIENTES:

Para la masa:

  • 250 g de harina de trigo
  • 250 g de harina integral de trigo (obvio, podemos usar los 500g de harina refinada)
  • 200 g de mantequilla
  • 1 huevo (opcional)
  • 1 vaso de agua fría
  • 1 pizca de sal

 
Para el relleno:

  • Espinacas y puerros,en cantidad similar, dependiendo de cuan alta queremos que sea la tarta. A mi, por ejemplo,me gusta con mucho relleno.
  • 1 ó 2 dientes de ajo
  • 250 g de queso de untar, tipo Philadelphia
  • Queso azul en la cantidad deseada, o algún otro queso si este no os gusta ( por ejemplo, rulo de cabra)
  • 3 huevos
  • 250 ml de nata para cocinar
  • 1 “chorrito” de leche
  • Queso para gratinar
  • Sal y pimienta negra
  • Tomatitos cherry o rodajas de tomate para decorar (opcional)

 

Como os decía, me gustan las quiches bien altas,bien REllenas.

Como os decía, me gustan las quiches bien altas,bien REllenas.


PREPARACIÓN:


En primer lugar, hacemos la masa quebrada. Para ello, tamizamos en un bol o directamente en la mesada toda la harina y la sal. Agregamos la mantequilla, bien fría, cortada en daditos. Vamos deshaciendo la mantequilla con la harina hasta que tome una consistencia parecida al pan rallado. Ahora, añadimos el huevo y vamos amasando, añadiendo agua poco a poco, hasta formar una masa homogénea. En caso de no usar el huevo, añadimos primero 1/2 vaso de agua y vamos agregando el resto si es necesario. Una vez lista, la cubrimos con un paño o con papel film y la dejamos reposar en la nevera durante al menos media hora, tiempo que aprovechamos para hacer el relleno.
Os sugiero recordar esta receta, ya que se trata de una masa de rápida elaboración y muy versátil. Podemos utilizarla para muchas tartas, tanto dulces (en cuyo caso añadimos una pizca de azúcar) como saladas. Estoy segura que en el futuro, colgaré más recetas para las que haga falta.

Pero sigamos con nuestra quiche. Para el relleno, lavamos y picamos los puerros y uno o dos dientes de ajo, al gusto. Mientras se rehogan con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal, lavamos las espinacas, si es necesario (como odio lavar espinacas, yo suelo comprar las que ya vienen listas para consumir o, en su defecto, congeladas. Cuando el puerro está transparente, echamos las espinacas, removemos para que se mezclen y dejamos que se cocinen tapadas unos minutos.
Una vez listas las verduras, agregamos el queso de untar y el queso azul, le damos un par de vueltas, salpimentamos al gusto y apagamos.

Ahora, que el relleno está listo y la masa ha reposado el tiempo suficiente, tenemos dos opciones. Si nos gusta que la masa quede bien cocida, extendemos la masa, la colocamos en el molde que vayamos a utilizar y horneamos 10  minutos a 200ºC, hasta que comienza a blanquearse (en este caso debemos acordarnos de precalentar el horno antes). Si por el contrario, sois de los que os gustan las masas poco hechas, como yo, saltaros este paso y encended el horno ahora, mientras finalizamos la preparación de la tarta.

Una vez que hemos cubierto el molde con la masa y,en su caso, dado el primer golpe de horno, vertemos encima el relleno. Batimos los huevos junto la nata y un poquito de leche, para alargar, y echamos la mezcla encima del relleno, asegurándonos que quede bien repartido. Esparcimos queso al gusto para gratinar, yo suelo usar una bolsa de mezcla “4 quesos”, y metemos en el horno.
Si queremos decorarla, la quitamos a los 15 minutos y repartimos los cherrys, cortados a la mitad, o las rodajas de tomate como más nos guste y,acto seguido, continuamos la cocción a 180º. En cualquier caso, el tiempo total de horneado será en torno a 45 minutos o 1 hora. Está lista cuando la masa y la superficie están doraditas y el relleno ha cuajado.

¡Ya me está dando hambre otra vez!

¡Ya me está dando hambre otra vez!

¡Y este es el resultado final! Seguro que la mayoría de vosotros hacéis alguna otra versión de la quiche, ¿cuál? ¿qué ingredientes usáis?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>