Mermelada de cerezas, desayuno y merienda ideal 3


Así empiezan mis días :)

Así empiezan mis días :)

Si hay que buscarle un defecto a las cerezas, es lo breve de su temporada. Te hartas de ellas durante unas pocas semanas y, cuando te das cuenta, ya no hay más. Por eso este año, cuando comenzaron a regalarme bolsas de cerezas, decidí que a parte de disfrutar de su deliciosa sencillez comiéndolas solas, tenía que hacer alguna conserva con ellas, para poder saborearlas el resto del año. Sin pensarlo demasiado, decidí que haría una mermelada y al no ver ninguna receta que me emocionara, improvisé la que sigue a continuación. Ya me daréis vuestra opinión, pero yo creo que ha sido un acierto el paso de la maceración y el toque de canela. Desde que la hice ya la he usado tanto para  tostadas en el desayuno, como para darle un toque final a algunos postres que colgaré proximamente.

Eso que veis ahí, solo es la parte de arriba de una deliciosa cheesecake camuflada en una lata de galletas que hice para el carnívoro, os juro que la mermelada de cerezas fue su pareja ideal.

Eso que veis ahí, solo es la parte de arriba de una deliciosa cheesecake camuflada en una lata de galletas que hice para el carnívoro, os juro que la mermelada de cerezas fue su pareja ideal.

INGREDIENTES:

  • 1 Kg de cerezas tipo Picota
  • 12 cucharadas de azúcar blanco
  • 12 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 limón
  • Canela

PREPARACIÓN:

Lo más engorroso de hacer esta mermelada es deshuesar las cerezas, aunque hay un truquillo que facilita la tarea y es hacerlo con una horquilla, de las de moño. Antes de empezar os recomiendo poneros unos guantes de látex ya que yo no lo hice y mis manos quedaron completamente teñidas de una gama de colores que iba del azul al granate. Por si os interesa o ignoráis lo de los guantes, la única manera en que conseguí recuperar (más o menos) mi blancura natural fue frotando con zumo de limón. Dicho esto, volvamos a la receta.
Sin prisa y con paciencia, vamos quitando el rabito a cada cereza. Por el agujero que queda, introducimos la   horquilla, enganchamos el hueso en el pliegue de la misma y tiramos de los extremos hacia afuera. Cuesta un poco al principio, pero cuando le pillas el truco es mucho más fácil que ir partiéndolas a la mitad para sacar el hueso.
Si esto os ha agotado la paciencia, nos os preocupéis que lo que queda ya no da trabajo, pero si requiere de un tiempo de reposo. Hay que mezclar las cerezas con el azúcar, canela al gusto y el zumo del limón en la olla que vayáis a usare y dejar que maceren durante unas horas o, mejor aún, de un día para otro.
Ahora ya si, vamos a hacer nuestra mermelada. Para ello, ponemos la olla con la mezcla a fuego fuerte, sin dejar de remover, hasta que empieza a hervir.  Entonces bajamos el fuego y seguimos removiendo durante unos 20-30 minutos. Para saber si está, ponemos una cucharadita en un plato y lo metemos unos minutos en el congelador. Si nos gusta la consistencia que tiene al sacarlo, nuestra mermelada está lista.
Por último, podemos triturar las cerezas antes de enfrascarla si nos gusta que tenga una textura homogénea. Yo la hice una vez con las cerezas a la mitad y la enfrasque así tal cual. La segunda vez, como no había partido las cerezas, la trituré ligeramente. Creo que me quedo con la primera opción, le da una textura más original, hasta cambia ligeramente el sabor. Personalmente, siempre prefiero que la fruta se siente un poco, no me gustan las mermeladas completamente homogéneas.
Para conservar esta deliciosa mermelada de cerezas, la introducimos en tarros esterilizados mientras todavía está caliente, los tapamos inmediatamente y los ponemos boca abajo hasta que enfríen, de manera que crearán vacío.

¿Tenéis alguna otra receta de mermelada de cerezas?


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

3 Comentarios en “Mermelada de cerezas, desayuno y merienda ideal