Moussaka: ¿con carne o con soja texturizada?


Hace tiempo que tengo esta receta pendiente de publicación y, ahora que estamos en época de las berenjenas, creo que ha llegado su momento, junto con el momento de poner fin a las blog-vacaciones que me he tomado el último mes.

Siempre me ha gustado septiembre, mes de reencuentros y despedidas, de esperanzas y propósitos. Siento que el aire se renueva y se respira energía. Se acaban las vacaciones, se acortan los días y retornamos a la inevitable rutina. Para hacerlo más llevadero, los últimos calores y las últimas tardes/noches de cañas en las terrazas acompañan el relato de las anécdotas y aventuras veraniegas. La inminente llegada del frío se opaca con el calor de los abrazos a esos amigos cuya pista perdemos en los meses centrales del calendario. Y cuando comenzamos a sentir las primeras lluvias y vientos frescos, parece que hasta se agradece… Claro que eso se pasa en seguida, cuando ves la de meses que te quedan de paraguas y abrigo.

Pero al principio, presta. Y para los que nos gusta cocinar, la llegada de esta estación tiene más de un aliciente: encender el horno sin morir en el intento, volver a los guisos, potajes y platos de cuchara que calientan el cuerpo y el alma. Además, aunque esto suponga despedirnos de los deliciosos frutos veraniegos,  la cocina se inunda de nuevos aromas, sabores y posibilidades con ingredientes como las calabazas, las coles, las acelgas y espinacas, las peras, las uvas, las manzanas…

Para que os vayais animando a encender el horno y a despedir el verano utilizando uno de los últimos frutos de la temporada, os presento hoy una receta de Moussaka, la tradicional lasaña griega que substituye la pasta por berenjena. Esta receta podeis adaptarla a vuestras preferencias alimenticias eligiendo usar carne picada o soja texturizada fina. Yo elijo esta última opción y he de decir que es una de las recetas que mejor cuela entre carnívoros empedernidos, llegando a sembrar la duda sobre su contenido.

INGREDIENTES (Para 4 raciones):

2 berenjenas grandes
2 cebollas grandes
3 ó 4 dientes de ajo
500g de carne de tenera o cordero picada/ 250 g de soja texturizada fina
350 g de tomate triturado o el equivalente en tomates naturales bien maduros, pelados y picados
1/2 vaso de vino blanco
1 cdta. de canela y otra de menta fresca picada (Ambas especias aportan un sabor muy característico al plato, por lo que podemos optar por eliminarlas si nuestros comensales no son muy amigos de los sabores nuevos)
Sal y pimienta
Aceite de oliva
Salsa bechamel (doy por supuesto que no necesito explicar su elaboración para no alargar la receta)
Queso para gratinar al gusto (emmental, cheddar, parmesano…La utilización de queso feta le da un toque excepcional).

PREPARACIÓN:
Si hemos optado por utilizar soja texturizada, lo primero que haremos será rehidratarla. Para ello la ponemos en un bol, llenamos de agua hasta que sobrepase la soja en aproximadamente medio centímetro y añadimos un chorrito de salsa de soja.

Si no, comenzamos directamente preparando las berenjenas, que serán la base de nuestra moussaka. Para ello las cortamos en rodajas de algo menos de 1 cm de grosor y, o bien las freímos en abundante aceite o, tal y como las hice yo,  engrasamos una bandeja de horno, distribuimos las rodajas, las salpimentamos y asamos hasta que estén tiernas.

Mientras, comenzamos a preparar el relleno. En una sartén calentamos un poquito de aceite de oliva y sofreímos los dientes de ajo y las cebollas bien picaditos. Cuando estos comiencen a dorarse añadimos la carne o la soja texturizada, la canela, sal y pimienta. Dejamos que se cocine bien, especialmente si estamos usando carne.  Una vez listo añadimos el tomate y la menta, revolvemos un par de minutos, agregamos el vino blanco y dejamos a fuego medio-bajo hasta que se reduzca.

Aprovechamos estos minutos para preparar la bechamel (si quereis receta, pedidmela en los comentarios y la agrego sin problema), así como para sacar las berenjenas del horno si es que todavía no lo habíamos hecho (¿no os habríais olvidado de ellas, ehh?).

Ahora ya solo queda armar nuestra lasaña superponiendo en una fuente de horno engrasada una capa de berenjenas, una de relleno, una de berenjenas, una de relleno, hasta terminar con un capa de bechamel y queso rallado. Horneamos a 200º unos 20 min. y listo. Muchas veces lo dejo todo preparado el día anterior y cuando llego a casa a mediodía solo me queda la parte de hornearlo, sigue estando delicioso y podeis imaginaros cómo se agradece.

Espero que os animeis a prepararla, ya vereis como os encanta. Y, por último, os pido lluvia de ideas en los comentarios: necesito nuevas recetas para dar salida a un montón de manzanas, peras, uvas y repollos. Las que me sé yo comienzan a aburrirme,¿qué me recomendais?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>