Brownie de castañas


Por si no lo sabíais, el 11 de Noviembre es un día muy interesante. Si, si.

Por un lado, es el patrón de Ourense, San Martín de Tours, festividad que coincide con la celebración del magosto. Ese día y los fines de semana más próximos, los montes y casas, incluso algunas plazas, se llenan de hogueras, vino, chorizo, empanadas, licor café y castañas asadas, que son el elemento central del magosto.
Por otro lado, con algo menos de tradición todavía, se celebra el “Autoproclamado día mundial del Brownie”, motivo por el cual el blog “El Monstruo de las Galletas” organiza un concurso en el que él y otros tres grandes bloggers elegirán los mejores brownies de la blogosfera gastronómica. ¡No sé muy bien cómo serán capaces de decidir siendo este postre semejante delicia en todas sus versiones inventadas o por  inventar!
Al caer en la cuenta de la coincidencia de ambas celebraciones, tuve clarísimo que mi brownie debía contener castañas. La única duda era en qué forma y proporción y, finalmente, decidí usarlas crudas y molidas, dejando solo algunas picadas más burdamente para obtener un poco de contraste en la fundente textura del brownie. He aquí el resultado y la receta. Espero que os animeis, aunque sé que lo de pelar castañas crudas echa para atrás.

 

INGREDIENTES:

250 g de chocolate
250 g de mantequilla
3 huevos
1 vaso de azúcar
1 vaso de castañas crudas molidas (dejando algunas más gruesas, como he dicho)
Algo menos de 1/2 vaso de harina
1 guindilla cayena
Unas gotas de esencia de vainilla
1 pizca de sal
 
 
 
 
 
PREPARACIÓN:
Comenzamos derritiendo el chocolate con la mantequilla en el microondas, removiendo cada 30 segundos hasta que veamos que se ha fundido por completo.
En un bol, batimos los huevos con el azúcar, hasta que la mezcla blanquee y se vuelva cremosa. Añadimos entonces el chocolate, la esencia de vainilla, la pizca de sal y la guindilla bien picada y sin las semillas. Mezclamos bien y sin dejar de remover, agregamos las castañas y la harina tamizada.
Cuando está todo integrado, vertemos la preparación en un molde que hayamos enmantecado y enharinado y lo introducimos en el horno a 200º entre 15 y 20 minutos.
Sacamos y dejamos enfriar un ratillo, hasta que el olor haya invadido la casa, quieran atacar el brownie de inmediato y consigamos escapar el tiempo justito para hacerle tres fotos antes de que comience a desaparecer.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>