Seitán a la mostaza y una muestra de tolerancia 3


No soy muy fan del seitán, ya que al y al cabo es gluten en estado puro y puede causar un montón de alergias y problemas derivados de su consumo. Sin embargo, creo que, si no tienes ningún tipo de intolerancia al gluten, consumido moderadamente no puede ser peor que todas las cervezas que llevamos tomadas a estas alturas del verano :) .

Seitán a la mostaza

Seitán a la mostaza

Así que, de vez en cuando, hago seitán en casa (tengo que escribir una entrada sobre cómo hacer seitán,  que es súper fácil y sale muchísimo más barato que comprarlo) y me soluciona varias comidas. Lo que más me gusta del seitán, es que puedo preparar con él casi las mismas recetas que con carne. Por tanto, aprovecho para hacer una misma base sobre la que después cocino para mí el seitán y para mi carnívoro lo que toque. Con muy poco trabajo extra, obtengo dos platos que nos dejan a ambos felices y contentos.

En el caso de la receta que os traigo hoy, por ejemplo, a él se la hago con pechuga de pollo y, además, hago suficiente cantidad como para comer dos veces cada uno.  El sofrito de cebolla y champiñones, lo hago en la misma sartén. Cuando casi está, doro el pollo en otra sartén, a la que luego añado la mitad de los vegetales. A la mitad que queda, le agrego el seitán y, a partir de ahí, hago el mismo proceso de manera paralela en ambas.

El tiempo de elaboración final es el mismo que hacer solo una de las dos comidas, y ni siquiera mancha demasiadas cosas extra. Aunque no me guste cocinar con carne, sí me gusta cocinar para la gente que quiero cosas que sé que van a disfrutar, y, como digo siempre, al igual que pido respeto hacia el modo en que elijo alimentarme, yo debo respetar el modo en que eligen alimentarse los demás. Así que aquí os dejo la receta con seitán y aquí con pollo, ¿con cuál os quedáis?

Pollo o seitán, ¿qué versión os gusta más?

Pollo o seitán, ¿qué versión os gusta más?

INGREDIENTES:

  • 300 g de seitán
  • 1/2 cebolla grande
  • 250 g de champiñones
  • 250 g leche evaporada (1/2 brick)
  • 1 cucharadita de mostaza (al estragón, en mi caso)
  • 1500 ml de vino blanco
  • Parmesano rallado
  • Sal, pimienta negra, cayena y aceite de oliva

PREPARACIÓN:

  1. Picamos la cebolla en brunoise (por cierto, ¿cómo se pronuncia esta palabra? Es que cuadraditos pequeños no suena tan bien :p ) y la sofreímos con un chorrito de aceite y una pizca de sal a fuego medio.
  2. Mientras, lavamos y laminamos los champiñones. Cuando la cebolla esté transparente, los agregamos a la sartén.
  3. Una vez que los vegetales han perdido toda el agua y comienzan a dorarse, agregamos el seitán en taquitos.
  4. Dejamos que se cocine dos o tres minutos, echamos el vino y,cuando comienza a hervir, añadimos la leche evaporada y la mostaza.
  5. Mezclamos para que se disuelva bien la mostaza, probamos y si nos resulta muy suave, añadimos otra media cucharadita. Corregimos asimismo de sal y pimienta. Si nos gusta el picante, añadimos una puntita de cayena molida y dejamos a fuego medio hasta que se reduzca un poco la salsa. Unos minutos antes de retirarlo del fuego, incorporamos parmesano rallado a gusto.
  6. Servimos acompañado de arroz blaco y una ensalada verde.

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

3 Comentarios en “Seitán a la mostaza y una muestra de tolerancia