Pudding de chia con coco, pera y banana 1


Tras bastante tiempo oyendo hablar de ella y varias recetas tentadoras vistas en la red, sobre todo en Instagram, aplicación cuyo verdadero potencial he descubierto hace bien poquito, por fin me he decidido a probar la chia. No es que necesite yo de mucho convencimiento para probar un nuevo ingrediente, es solo que no la había visto nunca en las. tiendas y mercados donde suelo comprar. Pero hoy la he recordado cuando pasaba por delante de un herbolario y he entrado a preguntar. Salí de allí con medio kilo de semillas de chia y la cabeza maquinando en cuál sería mi primera receta.

Son como las habichuelas mágicas...

Son como las habichuelas mágicas…

Me decidí rápido y según llegué a casa, puse dos cucharadas de chía a remojar en una taza de leche de almendras para hacer este delicioso y súper energético pudding. Algo sencillo donde la chia fuese la protagonista, sería el inicio perfecto para nuestra relación. Y aquí estoy, amando esta extraordinaria semilla mientras disfruto un almuerzo de lo más saludable y energético con un solazo que ya me gustaría compartir con mis paisanos, que llevan como un mes sin ver más que una cortina de agua (demasiado incluso para Galicia), entrando por la ventana, recargando mis niveles de energía y vitalidad al máximo :)

Las semillas chía forman parte de la dieta tradicional de culturas mesoamericanas desde hace siglos, pero ha sido en los últimos años cuando su consumo se ha extendido a todo el mundo, debido a sus múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Se considera la mayor fuente vegetal de ácidos grasos omega 3 y es destacable su contenido en fibras y proteínas. De ahí a ponerla en un altar y considerarla la panacea contra todos los males del mundo moderno hay un abismo, pero ya sabemos como va esto de los superalimentos de moda. Lo que está claro, es que mala no es y que tiene varias aplicaciones interesantes en gastronomía que espero ir descubriendo. Por el momento, os cuento cómo hacer este delicioso, y demasiado sencillo, pudding.

Antes de pasar a la receta, os dejo, para los que aún no lo hayáis visto, el enlace al artículo de El Comidista sobre la convivencia omnívoro-vegetariana para el cual he tenido el honor de ser entrevistada :)

Crecen y te creces

Crecen y te creces

INGREDIENTES:

  • Dos cucharadas colmadas de semillas de chía
  • 300 ml de leche de avena
  • 1 banana
  • 1 pera
  • 1/4 coco
  • 1 cucharada de arándanos secos
Da pena comérselo

Da pena comérselo

PREPARACIÓN:

  1. Lo primero que hacemos es dejar en remojo las semillas. Esto podemos hacerlo incluso la noche antes, pero si abrir y pelar un coco os lleva tanto como a mí, con que lo hagáis antes de empezar, llega, ya que en media hora tendrán ya una consistencia adecuada. Veréis como aumentan el tamaño y convierten la leche en una substancia gelatinosa. Al principio hay que revolverlas un par de veces para que se mezclen bien y absorban toda la leche.
  2. Mientras las semillas reposan, nos armamos de martillo y paciencia para abrir el coco. Hacemos unos agujeros en la parte superior para vaciar el agua y, después, lo vamos golpeando alrededor del eje central hasta  que comience a abrirse. O al menos, ese es el método que yo conozco, ¿cómo abrís vosotros los cocos?
  3. Una vez abierto, cogemos una de las mitades y comenzamos a golpear la cáscara hasta que la carne se desprenda. Puede que os haga falta ayudaros de un cuchillo para despegar el borde de la cáscara. Finalmente, lo conseguiréis :)
  4. Ahora cogemos un trozo, aproximadamente un cuarto de la carne del coco y el resto la guardamos en un tupper cubierto con el agua que hayamos extraído del interior, mezclada con la misma cantidad de agua corriente.
  5. Comprobamos la consistencia de la chia y si ya se ha convertido en una especie de gelatina suave, comenzamos a armar el pudding en un tarro. Para ello, colocamos como base la banana en rodajas, cubrimos con la mitad de la chia y añadimos la pera laminada. Echamos el resto de la chia y, encima, el coco también laminado y los arándanos secos para finalizar. Observamos la belleza de nuestro pudding y disfrutamos sin piedad ni un ápice de culpabilidad.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Un comentario en “Pudding de chia con coco, pera y banana

  • Eva

    Descubrí hace muy poquito la chía porque catalogué un libro sobre ella, pero nunca la he probado! pero viendo todas sus cosas positivas para la salud tendré que ponerme a ello. Y un puding como este se ve riquísimo y sano, además de fácil, así que ya tendré por donde empezar! un besote!