Sweet looking for me. Día 9 (el silencio y las cookies) 1


Ayer no pude escribir. Llegué tarde y necesitaba silencio. Fue un día inspirador, lleno de sol, bicis, aire, mar, palabras. Muchas palabras, importantes o vanas, palabras, intercambio, charla, ideas al vuelo, cámaras, notas mentales, más charla. Paseos, esperas, café y arena. Risas, historias, pasado, presente y futuro, proyectos, pensamientos, mucho presente, mucho futuro.

Cookies y luz.

Cookies y luz.

Y al llegar, necesitaba silencio. Me puse a cocinar. Pensaba contaros algo al terminar, pero solo tenía ganas de sentir, oler, tocar, inspirarme, imaginar, manosear, inventar. Tenía que dar tiempo a las ideas para germinar, sabía que no lo harían si empezaba a hablar. Era suelo fértil lleno de semillas que brotarían si se daban las condiciones adecuadas, silencio, humedad, oscuridad. Todo se podía estropear si removía la tierra de más.

Cuando empezó hoy, seguía en la cocina. Mi día 9 tendría que esperar.
choco-raw-vegan-cookie    Hoy fue día de brunch y será noche de asado. Como amo el calor, el verano adelantado, la vida en exterior, la terraza y compartir comida en buena compañía, de la que te llena, de la que te inspira, que entiende tu verbo y tu silencio. De las muchas recetas que fueron dando forma a la conversación, quiero compartir estas cookies crudiveganas, completamente inspiradas en uno de mis últimos grandes descubrimientos del mundillo gastroblogueril, Ceepure, repleto de tentadoras ideas crudiveganas, “limpias” y saludables. ¡Espero que os gusten!

COOKIES CRUDIVEGANAS

cookies-expo

INGREDIENTES:

  • 12 dátiles
  • 80 g de avena
  • 4 cucharadas de cacao (dos colmadas y dos rasas)
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharadas rasas de aceite de coco
  • 1 cucharada del agua en el que remojamos los dátiles (dos si queda muy seca)
  • Pistachos y pipas de girasol

choco-pistacho

PREPARACIÓN:

  1. La noche anterior dejamos los dátiles, deshuesados, en remojo. Si no nos acordamos, podemos remojarlos durante media hora en agua hirviendo.
  2. Ahora procesamos los dátiles escurridos, la avena, el cacao, el aceite de coco y la sal. Añadimos una o dos cucharadas del agua en el que hemos remojado los dátiles y procesamos un rato más hasta obtener una pasta homogénea, ligeramente pegajosa.
  3. Picamos groseramente los pistachos y las pipas y los disponemos en un plato.
  4. Con una cuchara de postre vamos cogiendo porciones de la masa. Las rebozamos en la mezcla de frutos secos y, encima de una bandeja con papel encerado, las aplastamos ligeramente para formar la cookie.
  5. Reservamos en la nevera hasta el momento de consumir.

chocolate-con-pipas


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Un comentario en “Sweet looking for me. Día 9 (el silencio y las cookies)