La rutina y EL sorbete de piña más delicioso, fácil y sano que podáis imaginar. 2


Las vacaciones van llegando (o han llegado ya) a su fin, así que, ahora que la mayoría vamos volviendo a nuestras rutinas y actividades habituales, es el momento de ponernos al día. ¿Por dónde habéis estado? ¿Cuál ha sido vuestro plan vacacional? ¿Volvéis recargados de energía o, por el contrario, necesitarías otras vacaciones para recuperaros?  ¡A mí me suele pasar más bien lo segundo! Y este año no ha sido la excepción: el verano me lleva irremediablemente a cometer todo tipo de excesos. Si a eso le agregamos que volver a mi tierra también me lleva a cometer todo tipo de excesos, podéis imaginaros que la parte de mis vacaciones de verano que paso en Galicia son una oda a la buena mala vida. Alcohol, tabaco y tapitas se convierten en la santísima trinidad de los reencuentros con amigos y familia, lo cual sumado a la drástica reducción de ejercicio físico termina con mi capacidad pulmonar en déficit y mi masa corporal en superávit, entre otras consecuencias. Por suerte, es un desastre limitado y reversible (y que, por si lo dudabais, disfruto momentáneamente) que me sirve para renovar la fe en mi rutina.

¿Por qué está tan infravalorada la rutina? ¿Por qué se habla tan mal de ella? Parece que tenemos que “romper con la rutina” constantemente para que nuestra vida no sea aburrida, que seremos más felices o más interesantes sin ella, que nuestras relaciones se verán perjudicadas por lo misma. Pero, ¿realmente es así? Yo cada vez valoro y necesito más mis rutinas. Puedo saltármelas una temporada, pero finalmente me doy cuenta de que por algo las he incorporado a mi vida, de que me gustan y me sientan bien. Obviamente, no se trata de convertirlas en una obsesión, de planificar al detalle cada día, ni de estresarse por los cambios de planes. De hecho yo (para frustración de mi carnívoro en ocasiones) soy fan de la improvisación. Planeo poco, decido a último momento y me dejo llevar, disfrutando las sorpresas del camino. Pero, en el día a día, me gustan mis rutinas, mis ejercicios, mis comidas, mis descansos, mis lecturas, mi mate al despertar, mi (nuestra) infusión en el sofá antes de dormir.

¿Y vosotros, qué opináis de la rutina? ¿Su sola mención os produce sopor o creéis que tiene su encanto? ¿O vais más allá y os encanta tenerlo todo controlado?

 

SORBETE DE PIÑA

¿Cómo hacer un delicioso, saludable y refrescante sorbete de piña que os energice y endulce en la vuelta a la denostada rutina? Con piña, solo con piña :)

Un helado del que podrás abusar sin culpabilidad ;)

Un helado del que podrás abusar sin culpabilidad. Al desayuno, a la merienda, como postre refrescante y digestivo a la comida o cena… Siempre es un buen momento para este sorbete de piña ;)

 

INGREDIENTES:

  • 1 Taza de piña congelada
  • 1/2 Taza de piña fresca
  • 2 rodajas de piña

PREPARACIÓN:

  1. La noche anterior, o varias horas antes, troceamos una piña bien rica y madura y congelamos la mitad.
  2. Cuando queramos disfrutar de nuestro sorbete tropical, trituramos una parte de piña congelada con media de piña fresca.
  3. Al final, agregamos una o dos rodajas de piña fresca en trocitos pequeños (o agregamos en trozos grandes y trituramos unos segundos más, pero no demasiados para que no llegue a deshacerse por completo). Servimos, disfrutamos y repetimos sin miedo hasta que nos pique la boca tanto que tengamos que parar :).
Piña, piña y nada más. Asegúrate, eso si, de elegir una piña bien dulce y sabrosa ya que todo el éxito depende de ella.

Piña, piña y nada más. Asegúrate, eso si, de elegir una piña bien dulce y sabrosa ya que todo el éxito depende de ella.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

2 Comentarios en “La rutina y EL sorbete de piña más delicioso, fácil y sano que podáis imaginar.

  • Ester de la Fuente

    Que rico!!!! Yo intenté hacer un batido de piña este verano pero el resultado no me gustó… quedó muy espeso y el sabor un poco raro… probaré tu versión a ver que tal 😉
    A mi me gusta volver a la rutina, la vida seria muy aburrida si estuviéramos siempre de vacaciones!! Yo necesito un poco de organización en mi vida, saber que todo está ordenadito… jeje
    Besos guapa!!

    • binhasalgada Autor

      Este queda espesito también, es más para comer con cucharilla que para beber, pero espero que con la textura granizada te guste más, ya me dirás algo :).
      Claro, lo importante es buscar una rutina que te guste y disfrutar cada día!!
      Un besote