Reto raw y tres formas de aprovechar un melón 2


No sé si te habías dado cuenta (¿?), pero mi interés por el crudiveganismo va en aumento. Nunca me he planteado alimentarme de manera 100% crudivegana, sino que al leer, conocer,descubrir y, sobre todo, sentir los beneficios de una alimentación rawvegan y lo más cercana posible a los parámetros 80/10/10 que os comentaba el otro día, es mi cuerpo el que me pide más. La fruta y la verdura siempre han estado muy presentes en mi vida, crudas o cocinadas, pero es ultimamente cuando siento que les estoy sacando el máximo partido, aprovechando todo lo que tienen para ofrecerme y todas sus posibilidades culinarias. He descubierto que hay muchos más vegetales de los que pensaba que se pueden comer crudos, que hay mil y un aliños sin grasa para alegrar una ensalada o que puedo estar perfectamente sana y en forma consumiendo la mayor parte de mis calorías diarias en forma de deliciosa, sencilla, perfecta, dulce o ácida fruta. He aprendido la importancia de cortar, picar, rallar, laminar, rellenar, enrollar y jugar con la comida para apreciar todos sus matices. Mi tiroides se está comportando como nunca, mi energía está por las nubes, mi rendimiento físico ha mejorado notablemente y mis papilas gustativas viven cantando de alegría. Cuando me apetece un arroz, lo cocino sin problema y, a medida que el invierno llegue, seguramente cremas calientes sustituirán a las ensaladas en mis cenas, pero estoy segura de que de ahora en más, una parte importante de mi dieta serán las frutas y verduras crudas. ¡Así que espero que te gusten mis recetas crudiveganas!

Quiero animarte a que empieces a comprobar el efecto de aumentar el consumo de frutas y verduras crudas por ti mismo. No se trata de hacer un cambio radical que termine en frustración y sufrimiento, sino de implementar pequeños cambios que a la larga se convertirán en hábitos. Por ejemplo, sustituir tu desayuno habitual por un gran batido verde, un helado crudivegano o un plato de fruta. Y ya puestos, dar un paso más y sustituir la comida por una ensalada o por una pasta raw o por un cous cous crudivegano.  Te aseguro que es mucho más fácil y agradecido de lo que parece y que, hasta que no te metes en materia, no te das cuenta de las infinitas posibilidades que te ofrecen los alimentos más simples y humildes, más auténticos y nutritivos, de la tierra.

Si te apetece, si te lo pide el cuerpo o sientes curiosidad por la alimentación raw, todavía estás a tiempo de unirte al reto “7 días, 70% raw” de Lala Kitchen y El universo de Cris. Estas chicas son dos de mis mayores inspiraciones “crudinarias”, transmiten un energía desbordante, comparten sus conocimientos con una alegría contagiosa y, por si fuera poco, ahora se han ofrecido a acompañarnos a todos aquellos que queramos en un viaje de 7 días hacia el maravilloso mundo de la alimentación cruda, vegana, nutritiva, colorida y radiante de la 80/10/10. Hemos comenzado este domingo, pero tú puedes unirte ahora y hacerlo de martes a lunes o a martes o… ¿Sabes qué? Estoy segura, de que una vez que empieces, una pequeña parte al menos, la seguirás para siempre.

Si no crees que este sea tu momento, por cualquier motivo, no te preocupes. Te animo de cualquier manera a que curiosees por el evento (y por sus blogs) para ir familiarizándote con los conceptos, para ir tentándote con los concretos. Al finalizar esta semana, habrá una cantidad increíble de información, de irresistibles ideas y recetas con las que amenizar esta transición en el momento en el que te decidas. Y, por supuesto, ya que estoy metida en el ajo, aquí también iré compartiendo algunas de las recetas que realice para el reto, aunque creo que no será solo esta semana 😉 . Si quieres verlas todas, mejor sígueme en Instagram, donde cuelgo los smoothies mios de cada día y muchas ideas simples de desayunos, meriendas, comidas o cenas.

Hoy te voy a dar un tres en uno, para empezar.

Con las semillas de melón, vamos a hacer una deliciosa leche vegetal

¡Ay! Cuántas semillas de melón desperdiciadas en mi vida antes de descubrir que se puede hacer esta delicia.

Primero, te voy a contar cómo hacer leche con las semillas del melón. Sí, se puede y está deliciosa, ¡te lo juro! Sobre todo si lo haces con el melón más dulce de todos los tiempos, pero ese ya me lo comí yo entre ayer y hoy, lo siento. Ohhhh, era EL melón. Tan, tan, tan dulce. Tan, tan, tan jugoso. Mmmmmmmmm.. Peeeeero, seguro que obtienes muy buenos resultados con el segundo melón más dulce de todos los tiempos. Así que búscalo, cógete dos mientras aún queden, ábrelo a la mitad, saca todas sus semillas con una cuchara (con los restos de pulpa que queden pegados, le darán más sabor aún) y prepara tu kit de leches vegetales: batidora, gasa, botella… Cada uno con sus técnica y manías.

Yo agarro mi Thermomix y pongo las semillas de melón (que serán como una taza, más o menos) y 2 1/2 tazas de agua. Trituro, trituro, trituro. Stop. Ahora mi… ejem… “enxebre” método de colación incluye un embudo, un filtro de café reutilizable de una antigua cafetera y una cuchara con la que remuevo, aprieto, remuevo, exprimo, remuevo, hasta que toda la leche de melón ha caído a la botella y los restos de las semillas han quedado lo más secos posibles. Por supuesto, con una bolsa para hacer leche encima de un bol y tus manos para exprimir bien, puede que hasta se mejor.

Cómo hacer leche de melón

Dale, dale con la cuchara voy exprimiendo la leche de melón.

Ahora que tenemos la leche, enjuagamos la batidora y vamos a por el número dos: un batido de melón híper dulzón. Pelamos y troceamos la mitad del melón y la trituramos junto con una taza de la leche de melón.¡Listo el desayuno!

¿Y cuál es la tres? Sopa de melón y jengibre para comer. Para ello, solo debemos triturar el otro medio melón con jengibre al gusto y una taza de agua. Podemos guardar un trocito de melón para usar como guarnición y ya tenemos tres maneras de utilizar un melón. Sencillas, frescas, nutritivas, rawvegan.

¿Te va sonando más apetecible esto de crudiveganismo o no?

Sopa de melón y jengibre

A los más carnívoros, podéis cambiarles los pedacitos de melón por jamón y los tendréis rendidos a vuestros pies… aunque, obvio, que solo melón es muuuucho mejor.

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

2 Comentarios en “Reto raw y tres formas de aprovechar un melón

  • Caty

    Me gustan los tres, las semillas del melón me han dejado con la boca abierta pero no dudes que lo probaré enseguida que tenga un melón en casa, me encanta aprender cosas nuevas y en cocina es maravilloso.
    Un besito y gracias

    • binhasalgada Autor

      Hola Caty! Muchas gracias a ti! Cuando lo pruebes me cuentas 😉 Para mí la leche de semillas también ha sido un descubrimiento bastante reciente,en la cocina (como en la vida),si pones interés nunca dejas de aprender, es una de sus maravillas:) Un besote guapa!