Gratén de cous cous con verduras 2


Tengo un problema y ha llegado el momento de confesarlo. Tengo miedo de ser expulsada de mi propia casa si no le pongo remedio cuanto antes. No sé como explicarlo ni sé si soy la única afectada por este mal, así que espero descubrir que no (¿hay alguien ahí?). Mi problema nace del terrible miedo que me provoca la idea de levantarme una mañana y descubrir que no tengo suficientes frutas y verduras en mi  nevera. Un miedo que me hace sudar frío cuando me descuido y veo que una manzana y dos paraguayos me saludan desde el fondo de cajón tristones o compruebo que mis reservas de fruta congelada se limitan a las últimas rodajas de plátano que quedan en una esquina de un tupper. Un miedo que me hace actuar de forma extraña y compulsiva, que me obliga a salir corriendo a la frutería y comprar más kilos de vegetales de los que puedo cargar de vuelta a casa. Así, llego y a los fruteros se le ilumina la mirada y mientras lleno bolsas nerviosa comienzas a cantarme sus ofertas, sonando como sirenas a mis oídos frutiadictos. Así, termino volviendo a casa con tres kilos de plátanos en vez de uno, con tres coles y siete mangos en vez de uno y uno, o con cuatro kilos de tomates porque están de oferta. Al final dejo todo lo que había comenzado a coger por voluntad propia, para acercarme al mostrador y dejar que me vendan todo lo que tienen de oferta.

Esto tiene dos consecuencias. La buena es que por 10 € me voy con cantidades industriales de fruta que me duran más de una semana. La mala es que (especialmente con estos calores) la única manera de conservar tal cantidad de frutas y verduras es en la nevera y mi nevera tiene un tamaño normal, con lo cual inevitablemente debo arrinconar en la esquina más chiquita posible cualquier otro alimento para dejar hueco a toda esa vida que traigo conmigo. Eso está produciendo que mis carnívoros (si, ahora tengo dos en casa, ya que un amigo se está quedando temporalmente con nosotros) me miren con desconfianza cuando abro una nevera, la veo espaciosa, me visto nerviosa y salgo corriendo de casa para volver cargada de bolsas. Creo que en cualquier momento me prohibirán hacer las comprar sola y racionarán mi espacio en la nevera… ¡tengo miedo!

Aunque no deberían quejarse tanto, ya que ver la nevera tan llena también me agobia un poco (¿¿en serioooo?? pues si, chic@s soy así…) y en cuando coloco los tres kilos de pimientos y las dieciocho berenjenas que los fruteros-sirenos me han endosado, comienzo a pensar en la mejor manera de dar salida a tantas maravillas de la naturaleza antes de que se estropeen. Así que preparo cantidades industriales de platos como este gratén de cous cous con verduras que, por mucho que se quejen, disfrutan ellos tanto como yo.

¿CÓMO HACER EL GRATÉN DE COUS COUS CON VERDURAS?

INGREDIENTES

Para unas 6 porciones

  • 1 1/2 tazas de cous cous
  • 3 tazas de agua
  • 1 cebolla grande
  • 4 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 3 berenjenas grandes
  • 6 tomates grandes
  • Sal, pimienta, orégano
  • Aceite de oliva

 PREPARACIÓN

  1. La base. Aceitamos una fuente de horno (la mía una rectangular de unos 30 cm de largo) y ponemos encima el cous cous. Ponemos a hervir las 3 tazas de agua y, mientras, sazonamos con sal, pimienta negra y orégano el cous cous. Meneamos la fuente para que se mezcle bien y lo acomodamos formando una capa uniforme como base. Cuando hierva el agua, la vertemos por encima de la sémola despacito, repartiéndola bien por toda la superficie, y dejamos que se vaya haciendo mientras preparamos el resto.

    La base del gratén va a ser el cous cous.

    Preparamos a base del gratén con el cous cous, sal y especias y cubrimos con agua.

  2. El relleno. Cortamos la cebolla en pluma, los pimientos en tiras y el ajo bien picadito. Ponemos un par de cucharadas de aceite en una sartén a fuego medio-bajo y sofreímos los ingredientes en el siguiente orden: primero las cebollas, a los cinco minutos el ajo y un minuto después, el pimiento. Salpimentamos y mantenemos a fuego moderado otros diez o quince minutos. Cuando esté, lo repartimos sobre el cous cous. También es un buen momento para ir encendiendo el horno a 200ºC.La segunda capa del gratén de couscous con verduras
  3. La salsa. Rallamos tres tomates, desechando la piel, y cortamos uno en cubitos. En la misma sartén, agregamos un par más de cucharadas de aceite y sofreímos los tomates a fuego medio-alto unos quince minutos. Agregamos una pizca de azúcar, sal y orégano a gusto y retiramos del fuego. La mitad, la repartimos sobre la base del gratén y la otra mitad la reservamos.
  4. Las berenjenas. Cortamos las berenjenas en rodajas de medio centímetro de grosor. En la misma sartén que hemos hecho el tomate, agregamos un poquito más de aceite (1 cucharada), y colocamos las rodajas de berenjena, unas encima de otras. Salamos, cubrimos con medio baso de agua, tapamos la sartén y dejamos a fuego medio alto cinco minutos. Si todavía están un poco duras, dejamos unos minutos más. Cuando estén tiernas, apagamos el fuego y las repartimos por encima de la salsa.Cocinando las berenjenas para el gratén de couscous con verduras
  5. Última capa. Cortamos los tomates que nos quedan en rodajas que distribuimos por encima de las berenjenas. Pincelamos la superficie con la salsa de tomate reservada y, por último, espolvoreamos con pan rallado. Metemos en el horno diez minutos a 200ºC con calor arriba y abajo y otros diez solo con el grill encendido y ¡voilà!Cous cous, sofrito, salsa, berenjena y tomate.

¿Os apetece un trocito?

Así queda este cous cous hornead con verduras, ¡delicioso!

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

2 Comentarios en “Gratén de cous cous con verduras

  • Ester de la Fuente

    Que buena idea, me encanta!! Hace tiempo que no preparo cuscús… está buenísimo!
    No eres la única que tiene una obsesión por la fruta y verdura, yo voy a la fruteria una vez a la semana y me llevo la compra de 1 mes!! Cuando entro allí y veo tanto colorido, huelo a fruta fresca… me emociono y empiezo a coger de todo! jaja Pero bueno, si todos los problemas fueran como este… 😉 Besitos guapa

    • binhasalgada Autor

      Hahahahaha ya no me siento tan sola heheheh. Es que es inevitable!! Aunque, como dices tú, ojalá todos tuviéramos esa adicción y así fueran todos los problemas :) Beostes!!!