Lasaña crudivegana de espinacas 3


La idea de hacer una lasaña crudivegana de espinacas me rondaba la cabeza hace mucho tiempo y, se había agudizado especialmente, desde el día que fui, por fin, a Flax&Kale. Le tenía ganas a este restaurante flexitariano, que pertenece a Teresa Carles, desde que abrió hace algunos meses en Barcelona y cuando Erika de Loveliveraw dijo que estaría unos días en la ciudad condal, Elka propuso juntarnos allí para comer. Finalmente, Elka no pudo venir a la cita, así que me quedé con las ganas de conocerla en persona, pero, gracias a su sugerencia, pude probar la comida y los jugos de Flax&Kale un par de días antes de venirme para Argentina.

Lasaña crudivegana de espinacas

El concepto de Flax&Kale es novedoso. Un restaurante flexiteriano que combina platos vegetarianos con algunos a base de pescado azul, donde también puedes beber o comprar para llevar (Teresa’s juicery está situado dentro del mismo local) unos delicioso zumos de frutas y hortalizas o un “coconut chai latte” que quita el sentido. Como pienso volver y probar más cosas, otro día os haré una reseña más amplia del lugar y su carta, pero por el momento puedo deciros que de lo poco que probé me llevé una muy buena impresión. Entre lo poco que probé, se encontraba esta deliciosa lasaña crudivegana que fue mi máxima inspiración a la hora de abordar esta receta.

Os aseguro que si tenéis una cena en la que queráis demostrar al mundo lo bueno, sabroso y bonito que puede ser comer crudivegano, con esta receta tenéis el éxito asegurado. Su frescura y su combinación de sabores, texturas y colores son una delicia para la vista y el paladar. ¿Qué deciros más que hasta mi carnívoro quedó encantado? Él y todos los que la probaron, pero digamos que es el juez más duro al que me tengo que enfrentar. A mí, por supuesto, me enamoró y es una de esas recetas de las que me siento especialmente orgullosa, así que, por favor, probadla y hacédsela probar a cualquiera que piense que los veganos vivimos solo de ensaladas (y ensaladas de lechuga y tomate, además, porque esa gente suele hacer las ensaladas más sosas del mundo). Espero vuestro feedback! Ah, os aseguro que, aunque viendo tantas capas e ingredientes os pueda parecer complicada, no lo es para nada, básicamente solo es triturar cosas 😉 .

P.d: En las fotos no luce nada, entre otras cosas porque he estado con la cámara estropeada y esto ha sido todo lo que mi móvil pudo hacer.

LASAÑA CRUDIVEGANA DE ESPINACAS

Lasaña crudivegana con espinacas

INGREDIENTES:

  • 2 calabacines/zucchinis pequeños
  • Unas hojas de espinaca

Para la salsa de tomate:

  • 10  tomates secos
  • 2 dátiles
  • 1 /2 diente de ajo
  • 1 cebolleta/ cebolla de verdeo, solo la parte blanca
  • 1/4 pimiento rojo /morrón
  • 2 tomates grandes, carnosos y bien maduros
  • 1 Cda aceite de olive virgen extra

Para el queso:

  • 100 g anacardos (castañas de cajú)
  • 1/2 diente de ajo
  • 2 Cdas zumo limón
  • 1/2 vaso agua
  • 1 Cda levadura cerveza
  • 1/2 cta sal
  • nuez moscada

Para el pesto:

  • 7 Cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1/2 manojo de rúcula
  • 1/2 vaso de nueces
  • 1 Cda de levadura de cerveza
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta al gusto

Rawvegan lasagnaPREPARACIÓN:

  1. La noche anterior, deberemos dejar en remojo, por separado, los tomates secos y los anacardos (castañas de cajú). Al momento de usarlos, los escurrimos descartando ese agua.
  2. La base de nuestra lasaña va a ser el calabacín laminado, así que con una mandolina o similar (yo a falta de mandolina, he usado una de las cuchillas de mi espiralizador), cortamos el calabacín en láminas lo mas finas y parejas posible. Colocamos las láminas de calabacín en un escurridor, salando entre capa y capa, y dejamos escurrir mientras preparamos el resto.
  3. Preparamos la salsa de tomate mezclando todos los ingredientes en una batidora (licuadora) o procesadora. Reservamos.
  4. Para hacer el queso de untar vegano, procesamos o batimos juntos todos los ingredientes hasta obtener una textura suave y sin grumos. Probamos y corregimos de sal o especias si es necesario. Reservamos.
  5. Por ultimo, hacemos el pesto de rúcula y nueces procesando juntos todos los ingredientes o, si lo preferimos y tenemos paciencia, en un mortero. Reservamos.
  6. Procedemos al montaje de nuestra lasaña crudivegana de espinacas. Para ello, comenzamos con una capa de láminas de calabacín. Si nos han quedado muuuy finitas, esta primera capa podemos hacerla doble para que aguante mejor el peso del reto y no se nos desarme al servir. A continuación, disponemos la mitad de la salsa de tomate y encima unas hojas de espinaca. Colocamos otra capa de láminas de calabacín y encima de esta, el queso de anacardos. Repetimos otra capa de calabacín, tomate y espinacas. Terminamos con una ultima capa de calabacín y  encima el pesto de rúcula  y nueces.
  7. Cubrimos la fuente con papel film o similar y dejamos reposar en la nevera como mínimo un par de horas antes de servir. Pasado este tiempo servimos acompañado de una ensalada de rúcula y nos deleitamos con esta increíble combinación de sabores.

Rawvegan zucchini lasagna


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

3 Comentarios en “Lasaña crudivegana de espinacas