Cómo hacer leche de sésamo 1


El mundo de las leches vegetales es apasionante cuando descubres que hay vida más allá de la leche de soja (que no es precisamente la opción más saludable) y que puedes hacer leche de casi cualquier semilla o fruto seco con unos pocos y sencillos pasos. Remoja, escurre, tritura, filtra y ¡voilà! Ya tienes una deliciosa leche vegetal recién hecha, deliciosa, versátil y sin más aditivos que los que tú le quieras poner.

Mi último “descubrimiento” es la leche de sésamo. Es la que más estoy haciendo ultimamente porque es una semilla que consigo facilmente y a buen precio aquí, perdida en la Patagonia, porque me encanta su sabor y porque, aunque el Tahini es una forma absolutamente deliciosa de consumir el sésamo, me gusta tener otras maneras de incorporar a mi dieta todos sus beneficios.

¿Sabías que el sésamo tiene casi seis veces más calcio que la leche de vaca? Me han preguntado muchas veces, sobre todo gente mayor, preocupada por la osteoporosis, cómo obtengo el calcio si no consumo lácteos. Es increíble cómo nos hemos creído las mentiras de la industria láctea, ¿eh? Pero no voy a entrar en eso ahora, solo quiero dejar claro que, además de no ser nada saludables y una industria llena de crueldad, no son la mejor fuente de calcio y el sésamo es un excelente sustituto como podemos ver con 900 mg calcio por cada 100 g de semillas, frente a los 163 mg que hay en 100 g de leche.

Pero no terminan ahí sus bondades. El sésamo es un excelente antioxidante por su alto contenido en vitamina E. También contiene vitamina B3, magnesio, hierro, potasio y cobre. Es rico en proteínas y contiene todos los aminoácidos esenciales, destacando su contenido en metiomina y triptófano, por lo que complemente de maravilla a las legumbres. Además es un excelente alimento para prevenir y luchar contra diferentes tipos de cáncer. Posee sesamina y sesamol, dos dos lignanos que inhiben el Factor Nuclear Kappa Beta, responsable de la inmortalidad de las células cancerígenas. El sesamol previene el envejecimiento de las células, detiene el crecimiento de los tumores y fuerza a las células cancerígenas a suicidarse (apoptosis). Para aprovechar todas sus propiedades, se recomienda el consumo de una cucharada de semillas de sésamo crudas al día. Más no es recomendable porque su proporción de ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 no es la idónea, siendo predominantes estos últimos (ácido linoleico).

Cómo hacer leche de sésamo

El proceso para hacer leche de sésamo es muy sencillo, como ya hemos dicho, solo recuerda comprar las semillas de sésamo crudas y no tostadas para aprovechar al máximo sus beneficios. Deberás dejarlas en remojo durante un mínimo de 8 horas, por lo que te recomiendo dejarlas la noche anterior para disfrutar en la mañana de un vaso de leche recién hecha. Una vez batida y filtrada, puedes volver a batirla agregando, por ejemplo, esencia de vainilla y dátiles, canela, sirope de ágave o cualquier otro endulzante o saborizante natural que desees, dependiendo del uso que le vayas a dar. Yo te dejo la receta al natural, para que tengas la opción de usarlo en platos dulces o salados, beberla sola o hacer un delicioso licuado, según te apetezca.

¿CÓMO HACER LECHE DE SEMILLAS DE SÉSAMO?

Paso a paso para hacer leche de sésamo casera

INGREDIENTES:

  • 5 Cucharadas de semillas de sésamo crudo
  • 750 ml de agua
  • Opcional: vainilla, canela, dátiles, sirope de arce o ágave…

PREPARACIÓN:

  1. La noche anterior, dejamos en remojo las semillas de sésamo para activarlas y ablandarlas.
  2. Por la mañana, las escurrimos,desechamos el agua del remojo, y las batimos/licuamos con 750 ml de agua.
  3. Con una bolsa para hacer leche, un colador de malla fina, un filtro de café… filtramos la leche, exprimiendo bien las semillas.
  4. Ya tienes tu leche lista, si te apetece puedes batirla de nuevo para agregar algún endulzante o saborizante que te apetezca como explicaba más arriba. Y ahora ¿qué hacemos con los restos de las semillas? ¡Ni se te ocurra tirarlos! Puedes guardarlos unos días en la nevera así tal cual, congelarlos o secarlos al sol o en la deshidratadora y guardarlos durante meses. Con ellos podemos hacer galletas, crackers, queso vegano, espolvoreárlos sobre nuestras ensaladas o sobre cualquier otro plato, mezclarlo con un poquito de sal para hacer gomasio, o con levadura de cerveza, etc.

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Un comentario en “Cómo hacer leche de sésamo