Leche de semillas de calabaza especiada


Lo siento, pero no. No pienso publicar ningún menú romántico ni postre especial para mañana. Reconozco que se me pasó la idea por la cabeza, ya que llevo una semana viendo corazones y chocolate por todos lados y las redes sociales se han llenado de “ideas para regalar este San Valentín”, “escapadas románticas” y “postres para el día más dulce del año”. Sin embargo, a mi me emociona mucho más la llegada del carnaval, que está siendo vilmente ignorado por culpa de ese tal Valentín. Es una fiesta que nunca he celebrado y creo que seguiré sin hacerlo en un futuro próximo, así que por ahora sigo resistiéndome a rendirle homenaje virtualmente. De todas formas, seguro que ya has visto recopilaciones sanvalentineras para todos los gustos y no necesitas más.  ¿Tú sueles celebrar esta fiesta?

Lo que sí que suelo celebrar todos los años es el carnaval. ¡Eso sí que me gusta! Disfrazarme y meterme en la piel del personaje elegido, ¡me encanta! Esos serán mis planes para este finde, aunque todavía no tengo claro de que voy a ir. Como llegué hace menos de una semana a Barcelona, no he tenido mucho tiempo de currarme un buen disfraz, así que ahora elegiré alguno sencillito, que pueda improvisar con lo que tengo por casa. He tenido alguna idea, pero son cosas de las que ya he ido otros años, así que acepto sugerencias para no repetirme. ¿Alguna idea de disfraz facilito y resultón? Creo que tendrá que ser algo para lo que importe más el maquillaje que el traje, ya que no tengo tiempo de ponerme a buscar telas y coser ni quiero comprarme uno hecho. ¡Dame ideas, por favor!

Aprende a hacer leche de semillas de calabaza

Y ahora, cambiando radicalmente de tema, dime una cosa, cuando comes calabaza, ¿qué sueles hacer con las semillas? Espero que la respuesta no sea tirarlas, ¡estarías echando a la basura un valioso recurso! Para que te hagas una idea de cuán valioso, las primeras calabazas se cultivaban, no por su carne, que era demasiado áspera para comerla, sino por las propiedades de sus semillas. Éstas son muy ricas en ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6), selenio y zinc, además de aportar vitaminas del grupo B. Tradicionalmente se han usado para tratar diversas afecciones como las lombrices intestinales, la retención de líquidos o la infertilidad masculina. La ciencia ha demostrado su utilidad en estos casos, así como para prevenir problemas de próstata (gracias a la cucurbitacina) o tratar el insomnio, gracias al efecto de la niacina y la piridoxina sobre el sistema nervioso. En la medicina china se utilizan para eliminar el exceso de mucosidad del aparato respiratorio, algo que nos puede venir muy bien ahora en invierno.

Se pueden consumir de diferentes maneras, ya sea directamente según las sacamos del interior de la calabaza o dejándolas secar y pelándolas cuando nos apetezca comerlas. También podemos tostarlas, aunque así perderán algunas de sus cualidades. Otra posibilidad, una de mis favoritas, es hacer leche de semillas de calabaza. ¡Es muy fácil de hacer y queda deliciosa! Como cualquier otra leche vegetal, se hace batiendo las semillas con agua y después filtrando el líquido con un colador de malla fina, una tela o una bolsa. Pero en este caso, os voy a enseñar a hacer una leche de calabaza especiada que resulta todavía más sabrosa y que, si la calentamos un poquito, resulta súper reconfortante con este frío. Para ello, simplemente añadimos unos dátiles y algunas especias como el jengibre y la canela y la calentamos al baño maría hasta que esté tibia, así nos aseguramos de mantener intactas todas sus propiedades. Obviamente, si se te antoja y no tienes una calabaza a mano, puedes hacer esta leche especiada con cualquier otra semilla o fruto seco, pero a mí me encanta esta combinación :) .

¿CÓMO HACER LECHE DE  SEMILLAS DE CALABAZA ESPECIADA?

Leche de semillas de calabaza con muesli

Puedes comer la leche de semillas de calabaza especiada con granola casera o con unos copos de avena y pasas. Es una delicia, bien saciante, energética y nutritiva.

INGREDIENTES:

  • Las semillas (frescas) de una calabaza chiquita*
  • Dos dátiles remojados en agua tibia durante, al menos, un par de horas
  • 0,5 l de agua filtrada
  • 1 cta de canela
  • 1/2 cta de jengibre
  • 1/4 cta de nuez moscada

* Si la calabaza es muy grande y tiene más semillas, simplemente duplica las cantidades del resto de las cosas.

PREPARACIÓN:

  1. Tritura las semillas de calabaza con los dátiles, el agua del remojo y el medio litro de agua filtrada.
  2. Cuela la preparación con una bolsa, tela o colador, exprimiendo bien los restos de las semillas.
  3. Añade las especias a la leche de semillas de calabaza y mezcla. Prueba y ajusta alguna a tu gusto si es necesario.
  4. Calienta a baño maría la leche para disfrutar de una bebida aún más reconfortante. Cuando esté tibia, pásala a un vaso y disfruta esta maravilla sola o mezcla en un bol con unos copos de avena y algunas frutas secas o con un puñado de granola casera para disfrutar un desayuno o merienda súper energético y nutritivo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>