Quiche crudivegana de espinacas 1


Hace mucho que tenía ganas de compartir con vosotros esta receta que aprendí en el V Congreso de Alimentación Viva y Consciente. Se trata de una quiche crudivegana de espinacas que es una de las mejores quiches que he comido en mi vida, contando las cocinadas. Es una bomba de nutrientes… y calorías. Sí, es muy densa y alta en grasas, puesto que está hecha a base de frutos secos: almendras para la base y pipas de girasol para la crema. Pero eso no significa que tengamos que renunciar a ella, ya que también es densa en nutrientes y muy, muy saludable.Quiche crudivegana de espinacas

Las pipas de girasol son ricas en ácidos grasos insaturados y en proteínas, ayudan a regular el colesterol y a bajar los triglicéridos altos. Son ricas en antioxidantes y en fibra y aportan cantidades importantes de vitamina E y ácido fólico, un nutriente especialmente importante durante el embarazo. Nos aportan también potasio, fósforo, magnesio y calcio y son muy saciantes, por lo que una cantidad moderada nos dejará satisfechos durante varias horas. Y eso es lo que tiene esta quiche crudivegana, que una porción moderada, acompañada de una ensalada verde, constituye una comida de lo más completa que nos mantendrá toda la tarde llenos de energía. De hecho, con estas cantidades sale una quiche más bien pequeña, pero aún así, verás que es suficiente para una comida principal de 3 e incluso 4 personas, si la acompañamos con algunas hojas verdes. También la puedes servir como entrante en una cena con amigos a los que quieras adentrar en las infinitas posibilidades de la cocina crudivegana, cortada en pequeñas porciones, es un éxito asegurado ;). Otra forma de presentar esta quiche crudivegana es haciendo pequeñas tartaletas, lo que te evitará el engorro de cortarla y servirla, que suele ser la parte más difícil cuando quieres que queden porciones iguales y bien presentadas.
Quiche de espinacas crudiveganaEspero que te animes a hacer esta receta y que no te eche para atrás la cantidad de frutos secos y semillas que lleva, ya que ambos son fuentes de grasas muy saludables y necesarias en el marco de una alimentación equilibrada. Sí, incluso aunque estés tratando de perder peso. Además, recuerda que una caloría no es siempre la misma caloría y que mucho más importante que el valor calórico de un alimento es su densidad nutricional, como bien nos explica Lucía en este post.Si la haces, ya sabes que me encantaría ver una foto de tu creación y saber tu opinión, sea a través de las redes sociales, con la etiqueta #micarnivoroyyo, de los comentarios o de un e-mail. ¡Me encanta tener noticias tuyas!

QUICHE CRUDIVEGANA DE ESPINACAS

Quiche crudivegana

INGREDIENTES:

Para la base (para un molde de 20 cm de diámetro)

  • 1 T almendras crudas
  • 3 tomates secos
  • 1/2 diente de ajo
  • 1/2 dátil
  • 1/2 c cúrcuma en polvo
  • 1/2 c sal

Para el relleno

    • 150 g espinacas
    • 1 T pipas de girasol peladas crudas
    • 1 diente de ajo
    • 2 limones
    • Agua (cantidad necesaria para batir)
    • Aceite de oliva
    • Sal
    • Opcional: pimentón

Quiche raw

PREPARACIÓN:

  1. La noche anterior (o por la mañana, si vamos a cocinar de noche) dejamos en remojo, por separado, las almendras y las pipas.
  2. Para hacer la base de la quiche crudivegana, escurrimos y enjuagamos las almendras y las procesamos con todos los demás ingredientes de la base hasta obtener una masa homogénea y moldeable.
  3. Cubrimos con papel film o de horno un molde de unos 20 cm de diámetro (mejor si es desmontable), dejando que sobresalga para poder desmoldarlo más facilmente, y encima vamos dando forma a la masa de la base, estirando y aplastando con las manos. Reservamos en el congelador hasta que la necesitemos.
  4. Para hacer el relleno, tenemos que preparar por un lado las espinacas y, por otro, la crema. Comenzamos con la crema. Para ello, escurrimos y enjuagamos las semillas de girasol y las procesamos con el zumo de un limón y medio, un diente de ajo, una pizca de sal y un par de cucharadas de agua. Trituramos durante varios minutos, parando para acercar las pipas a las cuchillas y agregando más agua si es necesario, hasta obtener una crema suave.
  5. En un bol juntamos las espinacas con una cucharada de zumo de limón, otra de aceite de oliva y una pizca de sal. Las masajeamos hasta que se reduzca su volumen y parezcan “cocinadas”.
  6. Mezclamos la crema de semillas con las espinacas, sacamos la base del congelador y rellenamos. Podemos desmoldarla antes de rellenarla,lo cual recomiendo si la estáis haciendo en un molde no desmontable, o justo antes de comerla. Decoramos con unas gotas de aceite de oliva y un poco de pimentón y reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

Quiche de espinacas, almendras y pipas


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Un comentario en “Quiche crudivegana de espinacas