Caldo depurativo y enzimático


El caldo es ese brebaje mágico capaz de devolverle la vida a los enfermos, a los resacosos y casi,casi a los muertos. Una taza de caldo casero tiene el poder de calentar hasta el alma y hacerte olvidar las penas. Si además es un caldo depurativo y enzimático como este sentirás como nutre cada célula y como tu estómago y todo tu cuerpo lo agradecen, dejándote ligero y satisfecho.
Caldo de verdurasHacer caldo en casa es mucho más fácil de lo que pueda parecer y puedes preparar grandes cantidades ya que se conserva hasta cinco días en la nevera y por meses congelado. ¡Merece la pena dedicarle un rato! Este caldo vegetal está hecho con ingredientes diuréticos y depurativos y acompañado con miso (pasta de soja fermentada) que te provee de probióticos y enzimas que mejorarán tus digestiones y salud intestinal. Es perfecto como primer plato e incluso como plato único si quieres una cena detox o no tienes mucha hambre. Pero también lo puedes usar como base para cocinar arroces y otros platos con un plus de sabor y nutrientes. Caldo de miso
Cuando cueles el caldo, no tires las verduras. Puedes usarlas para hacer una crema, un puré, para acompañar algún cereal preparándoles una rica salsa o para lo que se te ocurre. Si  no las vas a usar pronto, puedes guardarlas congeladas y ya encontrarás la oportunidad de aprovecharlas ;).

 

CALDO DEPURATIVO Y ENZIMÁTICO

Caldo enzimática y depurativa

INGREDIENTES:

  • 1 cebolla grande
  • 1 puerro grande
  • 3 ramas de apio
  • 2 zanahorias
  • 1 chirivía
  • 2 rábanos blanco
  • 500 g de brécol/brócoli
  • 2 C alga wakame
  • 2 C aceite de oliva virgen extra
  • 2, 5 l de agua
  • Sal
  • Miso

PREPARACIÓN:

  1. Lavamos y cortamos todas las verduras en cubitos.
  2. En una olla grande, calentamos las dos cucharadas de aceite a fuego medio.
  3. Agregamos la cebolla y cuando empiece a estar transparente, el puerro y el apio.
  4. Cuando estén pochaditos, agregamos las zanahorias, la chirivía y los rábanos y removemos.
  5. Agregamos ahora el brécol, el agua y el alga wakame y salamos ligeramente (ten en cuenta que el miso también es salado).
  6. Dejamos cocer todo a fuego lento por, aproximadamente, 50 minutos.
  7. Pasado este tiempo colamos el caldo para separarlo de las verduras que guardaremos para otra preparación.
  8. Servimos el caldo y a cada plato le agregamos una cucharadita de miso. Removemos bien para que se disuelva y ¡listo!
  9. Lo que sobre lo podemos guardar en una botella de cristal en la nevera hasta 5 días o congelarlo.

Caldo depurativo

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>