Pan esenio de cebolla (raw y sin gluten) 4


El mes pasado me compré (por fin) el libro “Espiritual Chef ” de Javier Mevdedovski. Yo soy muy así, de decir “quiero tal cosa” y tardar un año en comprármela porque me resisto al consumismo y la acumulación. Aunque en el caso de los libros es dónde más débil soy. Tengo una lista enorme de libros que quiero (y no consigo en la biblioteca o quiero tener para poder releer y consultar) que no para de crecer porque para cuando me decido a comprar uno ya he añadido tres. Así que ya sabéis, regaladme libros si me queréis XD. Mmm debería ir haciendo una wishlist en Amazon ahora que se acerca mi cumpleaños… .

Pero volviendo al tema, que me lío sola, lo que os quería contar es que desde que me compré “Espiritual Chef” ya he probado varias de sus recetas y no falla ni una. Además, el libro en sí es una obra de arte con preciosas ilustraciones y fotografías y una maquetación exquisita. Así que sí, es un libro de los que merece la pena tener porque querrás releer y releer o simplemente pasar sus páginas para deleitarte con él.

Pan esenio de Espiritual chef

Una de las primeras recetas que he probado ha sido la de su pan esenio contemporáneo. Yo ya había probado esta receta, hecha por el propio Javier, y me había enamorado, pero, por supuesto, no tenía ni idea de cómo replicarla, así que ya os podéis imaginar mi alegría cuando me la encontré en el libro. En seguida comprobé si tenía todos los ingredientes necesarios y me puse manos a la obra.

El pan esenio, también llamado “pan de Cristo”, era un pan que hacían (los esenios) germinando el trigo para luego molerlo y dejar deshidratar la masa resultante al sol. Hoy en día, las corrientes de alimentación raw o crudívora han recuperado esta manera de hacer pan, modernizándola y personalizándola con el añadido de diferentes especias, semillas y vegetales que lo hacen aún más sabroso y nutritivo. Esta versión de pan esenio de Javier es especialmente aromática gracias a la cebolla que aporta aun sabor (y un olor que inunda toda la casa mientras lo deshidratas) inconfundible. Como con cuaquier otro pan, podemos hacer diferentes versiones del pan esenio: más blando, tipo pan de sándwich, tipo bollito, más esponjoso, o como en este caso, secándolo en láminas hasta dejarlo crujiente, haciendo una especie de crackers.

El unico problema con ete pan es que es un vicio y lo querréis comer de todas las maneras posibles. Yo me comí una buena parte assí tal cual porque no le hace falta nada más, otra con el queso vegano que os mostraba la semana pasada, me hice tostas varias (las de queso e higos, ¡brutales!) y reservé una partr para usar como base de una pizza crudivegana ¡uff! <3

PAN ESENIO DE CEBOLLA

Pan esenio con queso crudivegano e higos

INGREDIENTES:

  • 125 g trigo sarraceno
  • 125 g lino dorado
  • 100 g pipas de girasol
  • 400 g zanahoria
  • 400 g cebolla
  • 60 ml tamari
  • 60 ml aceite de oliva
  • 70 g pasas

PREPARACIÓN:

  1. Tenemos que dejar en remojo el lino y el trigo sarraceno (por separado) un mínimo de cuatro horas, así que yo suelo hacerlo la noche anterior.
  2. Pasado este tiempo, lo escurrimos y lavamos y reservamos. Es importante lavar bien el lino para obtener una textura crujiente. Para ello solo tenemos que enjuagarlo con una espátula y un colador, presionando hasta que desprenda una especie de babilla blanca.
  3. Rallamos o procesamos la zanahoria y cortamos la cebolla en juliana bien fina. Las mezclamos con el tamari, el aceite y las pasas.
  4. Trituramos el lino y el trigo sarraceno y los añadimos a la mezcla.
  5. Por último, trituramos también las pipas de girasol y mezclamos muy bien todos los ingredientes.
  6. Preparamos las bandejas del deshidratador con teflex o papel de hornear y extendemos la mezcla en ellas buscando un grosor uniforme de algo más de medio centímetro (para que no qude súper fino al deshidratarse).
  7. Deshidratamos uns doce horas,  volteamos y deshidrtamos unas cuatro horas más. Por último, cortamos el pan en tantas porciones como queramos y dejamos deshidratar otras cuatro horas o hasta que esté bien crocante. Podemos aprovechar que todavía quedan días de sol y calor para deshidratarlo de la manera más ecológica posible: al aire libre. En ese caso, los tiempos variarán según la temperatura y la humedad. Sólo tienes que ir probrando :)
  8. Para conservar los panes, guárdalos en un tarro de cristal bien tapado en la nevera. Aguantan mucho tiempo así.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

4 Comentarios en “Pan esenio de cebolla (raw y sin gluten)

  • Mireia

    Que casualidad haberlo encontrado! Me estoy leyendo un libro de Scott Jurek llamado ‘Correr, comer, vivir'; un ultramaratoniano vegano que da su lección de superación y claves alimentarias para deportistas veganas, y a lo largo del libro no deja de hablar de que come mucho pan esenio y de que es su favorito, hace días que quería buscarlo hasta que ahora he dado con este!! Que interesante, este si que tengo que probarlo, tiene que ser flipante y sanísimo!!
    Gracias por esta publicación, un beso!

    • binhasalgada Autor

      Hola Mireia! Qué genial casualidad :D. Yo a ese libro le tengo muchas ganas también, a ver si me lo leo pronto. Ya me dirás qué tal el pan cuando lo pruebes, ¡a mí me vicia mucho! Un besazo!